El Aloe vera fortalece tu organismo gracias a su cóctel de vitaminas, minerales y antioxidantes.

Tiene más de 200 sustancias activas que estimulan la formación y actividad de las células inmunitarias como linfocitos y macrófagos. El Aloe Vera se usa desde hace años en tratamientos de SIDA, herpes y otros virus para estimular el sistema inmune y fortalecer las defensas de nuestro organismo.

 

 

¿Cómo funciona la actividad inmunoestimuladora?

Infinidad de estudios apuntan a que algunos componentes del aloe vera tienen efecto inmunoestimulador e inmunosupresor.

Se sabe que la fracción de polisacáridos en el jugo de aloe vera tiene actividades inmunomoduladoras, lo cual se debe a la activación de los macrófagos para generar óxido nítrico.

Pero no sólo eso, también para secretar citoquinas (por ejemplo, factor-alfa de necrosis tumoral oí TNF-α, interleucina-1 ó IL-1, interleuquina-6 ó IL-6 y el interferón y ó INF-γ) y presentar marcadores celulares de superficie (Zhang y Tizard, 1996; Im y col., 2005).

 

¿Y la actividad inmunomoduladora?

Algunas de las reacciones inmunitarias parecen ser específicas del acemanano. Esto si lo comparamos con otros polisacáridos que incluyen la estimulación de la respuesta antigénica de los linfocitos, así como la formación de leucocitos, estudiados tanto en el bazo y la medula ósea de ratones que fueron sometidos a irradiaciones.

Se cree que los efectos de inmunomodulación están vinculados a las glicoproteínas, es decir, las lectinas, que se encuentran en el Aloe Vera (Reynolds y Dweck, 1999).

En un estudio sobre las propiedades inmunomoduladoras del extracto de aloe vera, se demostró que se requieren concentraciones relativamente altas de acemanano para lograr la activación de los macrófagos. Esto sugiere que hay otro componente inmerso en el aloe vera que es el responsable de la activación de los macrófagos.

A pesar de que sólo está presente en pequeñas cantidades, se postula que estos componentes no identificados en el Aloe vera tiene una gran potencia en términos de estimulación de macrófagos (Pugh y col., 2001).

 

Aloe Vera en alergias al Sol

Strickland y col., (2001) mencionan que el aloe vera puede evitar la supresión de la inmunidad local y retardar las respuestas de hipersensibilidad debidas a la exposición a radiación UV. El mecanismo de este efecto de protección inmunológica de los polisacáridos del aloe vera difiere de las descritas para los antioxidantes, antinflamatorios y las enzimas de reparación del ADN. También se pudo comprobar que los polisacáridos del Aloe vera son efectivos incluso cuando se aplica un máximo de 24 horas después de la exposición a los rayos UV.

 

 

¿Quieres saber dónde encontrar nuestros productos? Click aquí!

0